ENARGAS: «Sin este nuevo gasoducto en cabeza del Estado nacional por medio de ENARSA, Vaca Muerta quedaría estancada»

0
233
Publicidad

El Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS) informa la realización del acto de lanzamiento del Gasoducto Presidente Néstor Kirchner (GPNK), acontecido en el complejo Loma Campana propiedad de YPF S.A., en la localidad neuquina de Añelo.

Del histórico evento participaron el Presidente de la Nación, Alberto Fernández, los gobernadores de Neuquén, Omar Gutiérrez, de Buenos Aires, Axel Kicillof y de La Pampa, Sergio Ziliotto; el Secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, el Interventor del ente regulador, Federico Bernal, el subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, el presidente de Energía Argentina S.A., Agustín Gerez y el presidente de YPF S.A., Pablo González. 

En relación a ello, Bernal expresó «Recordar primero que el lanzamiento de esta extraordinaria obra se da a una década de aquella decisión estratégica tomada por la ex Presidenta Cristina Fernández de Kirchner de recuperar YPF para el país y para todos los argentinos y las argentinas. Y fue precisamente la renacionalización de YPF en 2012 que nos permitió darle vida a Vaca Muerta. Nada de lo conseguido hoy en día puede explicarse divorciado de aquella decisión. En este sentido, interpreto al Gasoducto Presidente Néstor Kirchner como una continuación lógica y obligada de la renacionalización de la petrolera de bandera. Esta obra está siendo construida por ENARSA, empresa creada por Néstor Kirchner en 2004, siendo que además ENARSA será la responsable de operarlo. En pocas palabras, una YPF renacionalizada, que como bien destacaba su presidente en el acto, duplicó interanualmente su producción de gas natural, gas natural que, junto al de las restantes empresas, tendrá a partir de 2023 una nueva y gigantesca arteria para viajar. Sin esta nueva arteria, sin este nuevo gasoducto en cabeza del Estado Nacional por medio de ENARSA, Vaca Muerta quedaría estancada». 

Es importante resaltar que el GPNK es un componente medular del conjunto de obras comprendidas en el Programa Transportar Gas Argentino («Transport.Ar»), creado por la Resolución N° 67/22 de la Secretaría de Energía de la Nación. Dicho programa tiene como objeto ejecutar la realización de un paquete de obras, entre las que se encuentran, además del referido gasoducto, el gasoducto Mercedes – Cardales, la ampliación del gasoducto NEUBA II (loops y plantas compresoras), la reversión del gasoducto Norte Etapas I y II, la expansión del gasoducto Centro Oeste y la ampliación de los tramos finales de gasoductos en el AMBA, entre otras.  

El Gasoducto Presidente Néstor Kirchner contará con una capacidad de transporte de 39 millones de m3 estándar diarios y una longitud total de aproximadamente 1.080 km, en sus dos tramos (Tratayén-Salliqueló y Salliqueló-San Jerónimo) para transportar gas con punto de partida desde las proximidades de Tratayén en la provincia del Neuquén, atravesando las provincias de Rio Negro, La Pampa, Buenos Aires hasta las proximidades de la ciudad de San Jerónimo, en la provincia de Santa Fe. 

Recordemos que el Poder Ejecutivo Nacional mediante DNU N° 76/22 de acuerdo con lo previsto en el artículo 2° de la Ley de Obras Públicas N° 13.064, y sus modificatorias, delegó las facultades y obligaciones determinadas por dicha ley para que, en carácter de comitente, IEASA licite, contrate, planifique y ejecute la construcción de las obras de infraestructura comprendidas en el Programa Sistema de Gasoductos «Transport.Ar Producción Nacional».       

Así, la construcción del Gasoducto Presidente Néstor Kirchner permitirá un masivo desarrollo gasífero de la formación Vaca Muerta, ampliando los horizontes de inversión en exploración, explotación y tratamiento de las empresas del rubro, generando un efecto dinamizador a nivel regional al traccionar demandas de una gran cantidad de entramados productivos nacionales, tanto de bienes como de servicios. 

Finalmente, se estima que en el corto plazo (con la construcción del tramo Tratayén – Salliqueló) se podrían ahorrar subsidios para el Estado Nacional cercanos a los 1.000 millones de dólares anuales, al tiempo que se podría generar un impacto positivo en la balanza comercial energética (por menores importaciones y mayores exportaciones) que rondaría los 1.800 millones de dólares al año, permitiendo mejorar los ingresos públicos de las provincias (por regalías e ingresos brutos) por más de 100 millones de dólares anuales. 

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here