Detuvieron a tres personas por el intento de robo de energía en el Máximo Abásolo

0
108
Publicidad

Durante la tarde del lunes 26 y la madrugada del martes 27 de septiembre, efectivos policiales y personal del área de Conexiones Irregulares de nuestra institución, detectaron infraganti a un grupo de sujetos que intentaban conectarse de manera clandestina a la red de distribución eléctrica, en dos domicilios ubicados en el barrio Máximo Abásolo. Esta situación se da en el marco de los operativos antifraude que se iniciaron ayer en dicha zona para regularizar usuarios, y que afectan la calidad de servicios que reciben los asociados que están al día.

Al respecto, el representante legal de nuestra entidad, Víctor Pachmann, manifestó que “ayer alrededor de las 20:05 hs., se detuvo a dos individuos identificados bajo las iniciales D.R.B y D.J por el hurto de servicios públicos. Las dos personas se encontraban en un poste de alumbrado público sobre calle Parravicini N° 921 realizando conexiones clandestinas. Al notar la presencia del móvil antifraude, los hombres descendieron del poste de luz y la policía procedió al secuestro de todos los elementos utilizados para el hurto de energía”.

Horas más tarde, “mientras los retenes realizaban el control nocturno en los barrios relevados para verificar que ningún vecino vuelva a conectarse de manera ilegal, detuvieron a un hombre identificado con las iniciales R.C.L sobre calle Luis Sandrini N° 4724, quien también se encontraba trepado en un poste de alumbrado, efectuando maniobras para conectarse a la red eléctrica de manera irregular. En ese momento, personal policial le solicitó que desista de su accionar, quien cedió a la petición y se le secuestraron los elementos que estaban utilizando para cometer el ilícito”, detallaron desde la comisaría.

Ante la cantidad de fraudes detectados, “la institución ha decidido intensificar la compulsa de las denuncias penales ante estos hechos, que dañan las instalaciones y repercuten negativamente en la calidad del servicio suministrado”, remarcó Pachmann. Cabe destacar que las conexiones ilegales causan picos de tensión que afectan la calidad del servicio, poniendo en riesgo la vida de quien las manipula y de terceros, y perjudicando a los asociados que están correctamente conectados.

“Queremos que la comunidad sepa que la manipulación de las líneas de distribución eléctrica y/o la conexión clandestina a la red configuran los delitos tipificados en los arts. 162 de Hurto de Energía Eléctrica y 183 de Daños en Instalaciones de Servicios Públicos del Código Penal, con penas de reclusión o prisión que van desde un año hasta los seis años de prisión efectiva según el caso y el agravante; y la imposición de penalidades económicas que van desde los $108.900 a los $726.000”, sostuvo Pachmann.

Por último, indicó que la multa que otorga la SCPL por robo de energía a un residencial monofásico es de $108.900 y a un residencial trifásico es de $266.200. En el caso que se trate de un comercial monofásico es de $363.000 y de un trifásico es de $726.000.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here