Mapuches incendiaron un puesto de Gendarmería en Villa Mascardi y crece la tensión

0
145
Publicidad

El conflicto mapuche en Villa Mascardi sumó un nuevo capítulo en las últimas horas después de que el dueño de las cabañas Los Radales, ubicada en las inmediaciones del predio que ocupa la comunidad Lafken Winkul Mapu, denunció públicamente un nuevo ataque en su propiedad. Esta vez, fuedirectamente a una casilla de Gendarmería que custodiaba el lugar desde hacía dos semanas, tras el pedido de mayor seguridad luego del incendio ocurrido a comienzos de agosto.

Anoche se habrían producido pedradas ante la presencia de gendarmes y el incendio de una casilla y un galpón.

Así quedó el móvil de Gendarmería Nacional tras el ataque de agresores presuntamente mapuches.
Así quedó el móvil de Gendarmería Nacional tras el ataque de agresores presuntamente mapuches.

Un grupo de encapuchados, pertenecientes presuntamente a agrupaciones mapuches, incendió anoche una casilla móvil que los gendarmes habían instalado en la localidad de Río Negro para custodiar un predio que había sido vandalizado hace casi dos meses atrás. A pedido de la Fiscalía Federal de Bariloche, la fuerza federal militarizada ocupaba – desde hace dos semanas – una propiedad privada lindera a la ocupación mapuche, que fue destruida por integrantes de la misma agrupación.

De acuerdo a lo que informaron vecinos de la zona, los agresores sorprendieron con piedras, palos e incluso disparos a los cinco uniformados que estaban en la casilla, quienes tuvieron que retirarse para no resultar heridos.

La cabaña, ubicada a unos 50 metros de distancia de la ruta 40, tenía una guardia permanente de gendarmes ante los actos vandálicos que había sufrido en los últimos meses. Esta vez, los encapuchados habrían rodeado y arrojado líquido combustible para provocar el incendio y habrían hecho lo mismo con un galpón situado en la misma propiedad.

Cabaña Los Radales incendiada anoche en Villa Mascardi. (Foto: Gentileza Luis Dates)
Cabaña Los Radales incendiada anoche en Villa Mascardi. (Foto: Gentileza Luis Dates)

“Esto es gravísimo, ya no es un ataque a un particular, es un ataque a las fuerzas nacionales, es una demostración de que creen que no hay límites en su reclamo”, señaló Luis Dates, propietario de las cabañas Los Radales, al diario Río Negro. Y agregó: “Mis vecinos escucharon disparos, hubo un enfrentamiento, no quedan dudas sobre quiénes son los autores de este y otros 20 incendios que hubo en la zona”. Aunque fuentes judiciales confirmaron que “no hubo heridos”.

Conflictos previos entre mapuches y vecinos de Río Negro

Desde hace años, estos enfrentamientos se volvieron comunes en los alrededores de Villa Mascardi. Existe una tensa relación entre los habitantes de la zona a partir del asentamiento de la autodenominada lof Lafken Winkul Mapu en 2017.

El último incendio que sufrió Dates en su propiedad, a principios de agosto pasado, generó la reacción del gobierno rionegrino. En aquella instancia, la gobernadora provincial Arabela Carreras requirió a la Casa Rosada, más precisamente a la cartera de Seguridad nacional, que envíe una custodia de las fuerzas federales. Ante otros atentados similares en el pasado, la Provincia y la Casa Rosada protagonizaron fuertes cruces a raíz de la negativa de Nación a enviar efectivos.

Luego de los hechos cometidos en el Campamento de Vialidad Rionegrina y la Oficina de Turismo de El Bolsón en octubre de 2021, Carreras solicitó a la Fiscalía de Estado de Río Negro que presentara una denuncia ante el fuero Federal de Bariloche. El objetivo era investigar la posible existencia de una organización criminal que atenta contra la propiedad.

Hubo enfrentamientos en los que personas resultaron heridas. A mediados de julio último, un matrimonio fue atacado brutalmente cuando se encontraba en su cabaña en el paraje Los Repollos, a pocos kilómetros de El Bolsón. Les robaron e intentaron prender fuego al dueño del lugar, que luego tuvo que ser internado con quemaduras en el 20% de su cuerpo.

“Lo mío acá terminó. Ayer se cerró un capítulo para mí. Cuando me den el alta, agarro mi riñonera con los documentos, el mate, mis perros y me vuelvo a Buenos Aires”, dijo Pablo Conti, aterrado, tras el ataque que fue atribuido a la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM).

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here