Cristian Nieva: Un ejemplo de excelente conducción deportiva y sindical

0
83
Publicidad

El Protesorero del Sindicato Petrolero Jerárquico de la Patagonia Austral que conduce José Dante Llugdar, preside el Calafate RC de Comodoro Rivadavia, Chubut, desde el año 2017; mismo año en que pasó a formar parte de la Comisión Directiva del Gremio, donde también desempeña tareas como dirigente para su entidad Mutual.

Nieva, quien es asimismo Tesorero en la Unión de Rugby Austral, está en la conducción de su Club desde el año 2010 formando parte diferentes comisiones y en distintos roles, aunque viene teniendo responsabilidades en el mismo desde 2006 en la parte deportiva como formador y entrenador, estando ligado al mismo desde cuando tenía 15 años, allá por 1988.

“En Calafate trabajamos por consenso, no hay divisiones. Después de transitar por varios lugares de toma de decisiones, me tocó hacerme cargo de la presidencia, lo que coincidió con asumir en la Comisión Directiva del Gremio, donde llevaba dos años trabajando liberado de funciones”, comentó.

De todos modos, siempre intenta mantener separados los roles “porque son perfiles diferentes, si bien en la dinámica las experiencias uno las puede ir volcando de un lado al otro”, y hasta tuvo que interiorizarse de cuestiones financieras por un evento de salud del Tesorero del Club, a lo que se sumaron dos eventos muy traumáticos como el alud de ese año, por no poder acceder por más de 40 días a las instalaciones y luego la pandemia que afectó a todos y a Cala en particular, le dejó un panorama oscuro.

“El club está para contener, trabajamos mucho desde la virtualidad como todo el mundo y afortunadamente salimos de esa situación, no indemnes porque económicamente fue muy duro, pero tuvimos que tomar decisiones que no fueron fáciles como dejar de pagar algunas cosas de manera de poder seguir acompañando a nuestros profesores -algunos tienen becas- y sostener los sueldos con el cuidador y la secretaria”, resumió.

Y agregó que “paradójicamente, en ese tiempo de pandemia tuvimos el tiempo para poder gestionar y llegar con un seguimiento de obras muy importantes que le dieron un vuelco determinante al club en poco tiempo por eso el crecimiento de 2017 para acá es incesante en infraestructura y recurso humano, no paramos de generar cosas”, algo que mucho tiene que agradecer a su expertiz sindical como Delegado por la empresa Oil M&S a comienzos de la década pasada, algo que fortaleció esa capacidad de gestión.

Calafate se ordenó administrativamente bajo el impulso de Nieva y luego sí pudo cosechar todo ese trabajo previo no solamente de su parte sino de toda la gente que conformó sus equipos de trabajo, para que más que nunca sea un club referente en la ciudad y en la región, donde es activo participante de todos los campeonatos regionales que se disputan.

“En definitiva uno trabaja para eso: que los chicos tengan mejores posibilidades para entrenar y competir y cuando de hecho sucede los resultados vienen solos por una cuestión de proceso tanto para el hockey y como para el rugby. Si bien tenemos convenios con diferentes instituciones, estatutariamente por ahora nos vamos a mantener dentro de esas dos disciplinas, donde hemos incorporado al hockey masculino y al rugby femenino”, detalló.

Desarrollo y oportunidades

Según las propias palabras de Nieva, el predio que les contiene les está diciendo que si quisieran crecer, deberían de mirar hacia otro lado porque no tienen mucho más espacio. “La gente que tenemos está conforme con los servicios que da el club. Fuera de nuestra actividad tenemos convenios con muchas instituciones como ser el Profesorado de Educación Física o la Escuela de Cadetes de Policía y el Instituto Martín Rivadavia, que utilizan nuestras instalaciones”, enumeró.

Fuera de lo estrictamente deportivo, pero inherente a la institución, han buscado aperturarse para que todo lo que pudieron gestionar ante los diferentes, gobiernos, municipales, provinciales y nacionales; sea también de uso provechoso para toda la comunidad. En esto también se nota su huella sindical: “el factor común entre estos dos tipos dirigencias es el servicio hacia el otro. Creo que pasa por ahí, no sé si viene con la personalidad de uno o te vas formando a través del tiempo, donde interesarse en trabajar por el otro, es clave, y lo demás después viene solo”, sostuvo poniendo en valor cada esfuerzo, y en especial las concreciones de obra del gimnasio recientemente inauguradas con la presencia del Gobernador, Mariano Arcioni y del Intendente local, Juan Pablo Luque.

Sobre las acciones que se van generando y cómo eso va impactando en el resto de la gente, enfatizó que “tomando responsabilidades uno va sin querer generando equipos de trabajo y eso se puede ver tanto en el Sindicato como en cualquier institución de Comodoro: que siempre hay un equipo de trabajo duro que está con el día a día del club y después están aquellos que son satélites y te dan un soporte de diferentes maneras. En el caso del club es todo por amor, siempre poniendo plata del bolsillo y generando muchas cosas para poder sostener el día a día donde hoy el contexto no es el mejor y se tiene que entender eso, por eso hacemos hincapié en que para los clubes nuestra principal función -además de ayudar a formar a los chicos en la fase deportiva- también hay que ver con atención los momentos difíciles, por ejemplo hace poco tuvimos un jugador de la primera división que se le prendió fuego la casa y todo el club y todo el rugby en realidad, estuvimos a disposición de él y pudo salir adelante muy rápidamente”.

Gratitud

“Quiero agradecer a toda la familia del club que ha depositado una confianza importante en los dirigentes que nos toca transitarlo desde hace un tiempo. Este viernes 16 tenemos Asamblea de Memoria y Balance del ejercicio anterior, algo para lo que ya tenemos la gimnasia de llevarla año a año y ojalá que no se pierda, porque eso es muy sano para la institución”, reflejó el dirigente.

Nieva agradeció también a su familia “porque en esto tanto como en lo del Gremio, siempre fueron decisiones que fueron compartidas con mi esposa y obviamente el tiempo que uno le dedica al otro es el tiempo que le termina sacando a sus propios intereses, especialmente al grupo familiar y si uno no tiene la anuencia de ellos es complicado porque puede generar inconvenientes. Gracias a Dios, mi esposa Luisa está formando parte del club activamente está dentro del mismo. Integra grupos de trabajo y de hecho nos conocimos en la vida del club mientras yo era jugador de rugby, donde me tocó transitar junto a ella los diferentes estadios que puede tener la vida del club: jugador, entrenador, dirigente y también en la Unión de Rugby Austral de la que soy el tesorero; siempre buscando tener participación en cuestiones que son de organización y de poder dar un orden, de colaborar. Por supuesto que también están mis hijos (Nicolás, hoy Afiliado al Sindicato como Supervisor en Cañadón Seco; Adriana, actualmente profesora de Educación Física y Lourdes, que está finalizando la escuela secundaria) quienes en su momento han practicado deportes en el club, esa es una alegría muy grande de la que uno se da cuenta cuando mira para atrás”.

“Ahora tenemos la suerte de que Camila Contreras está seleccionada nacional a nivel mayor y es una nena que nosotros la tuvimos en el club desde sus 7 años, de la que en algún momento conformé su formación deportiva. Ver ese tipo de cosas a uno le llena el alma porque siente que colabora para que todo esto vaya hacia un lugar mejor y no nos quedemos con el pesimismo y el que ‘ya está ahí, no se puede hacer nada más’, sino que hay muchos lugares desde donde se puede sumar: el barrio, la iglesia, la cooperadora de la escuela. Nos quejamos permanentemente de que el país está mal, pero es más fácil quejarse que generar los cambios y yo soy un convencido de que los cambios se generan desde adentro donde sea, pero haciendo cosas, colaborando y estando activamente en la línea de fuego. Sino, las cosas no se cambian solas”, culminó.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here