Piden que la Oficina Anticorrupción investigue el negocio de los parques eólicos

6 minuto leer
0
91

El legislador porteño Sergio Abrevaya, del GEN, cree que funcionarios pudieron beneficiar a empresas de la familia presidencial.

La investigación de PERFIL que hace tres semanas reveló cómo el Grupo Macri compró y vendió sin licitación seis parques eólicos, en una maniobra que le permitió ganar una diferencia de al menos 15 millones de dólares, originó esta semana una presentación ante la Oficina Anticorrupción (OA).

El escrito fue presentado por el legislador porteño Sergio Abrevaya, del GEN, quien pidió que se abriera un sumario administrativo y se investigara “el conflicto de intereses y la actuación del ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, así como a funcionarios de su cartera, y del Banco Nación, por haber permitido la cesión de las licitaciones de los parques eólicos a empresas que podrían pertenecer al Grupo Macri, que a su vez vendió las adjudicaciones a empresas chinas”.

El legislador pidió que se investigara la posibilidad de estar “frente a un conflicto de intereses e incumplimiento de la Ley de Etica Pública, en tanto las decisiones, aprobaciones de compraventa fuera de las licitaciones descriptas, podrían haber favorecido a empresas citadas y a sus propietarios, de posible cercanía a integrantes del Gobierno Nacional”.

A comienzos de este mes, tras la difusión de la nota que daba cuenta de las maniobras, se radicó también una denuncia penal, hecha por legisladores del Frente para la Victoria, que recayó en el juzgado federal a cargo de Marcelo Martínez de Giorgi.

Sin pasar por licitaciones públicas, la empresa Sideco Americana creó junto con un grupo de socios cuatro empresas a nombre de un contador, y así adquirieron seis parques eólicos en Chubut y Miramar. Las licitaciones fueron ganadas por la española Isolux, que luego las vendió a estas compañías en dos tandas. Por la primera parte del paquete, las empresas pagaron US$ 25 millones y durante el siguiente año revendieron esos parques a una empresa del Grupo Macro (Genneia) y a una compañía china (Goldwind). Con sólo uno de los parques hicieron una ganancia de alrededor de US$ 15 millones.

La idea del Grupo era tener más tiempo los parques en su poder, pero el escándalo del Correo Argentino, ocurrido en febrero pasado, los obligó a desprenderse de ellos.

Aunque no hay ningún nombre de las empresas de los Macri o de sus socios en los documentos públicos, el contador informó que un 10% o 12% de este conglomerado es de Sideco Americana. Las sociedades también están integradas por Socma –Sociedades Macri–, en un porcentaje más pequeño.

En su presentación, el legislador sostuvo que de las maniobras descriptas “podría evidenciarse la posibilidad de que funcionarios nacionales pudieron llevar a cabo actos que buscaron de manera ilegal beneficiar a empresas vinculadas con el grupo económico de la familia presidencial”.

Y que, en ese sentido, esos funcionarios “pudieron haber aprobado las transacciones de compraventa de las licitaciones ganadas por Isolux, a empresas que podrían estar ligadas al grupo económico de la familia presidencial, luego aprobado la venta de estas a terceros, y en el ínterin haber otorgado nuevas licitaciones a Isolux, que se estaba desvinculando, desinvirtiendo, anunciándolo públicamente, y era la misma que pedía aprobación de la venta de los demás parques de previa licitación”.

Cargar más noticias relacionadas
Cargar más noticias de Nacionales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + dieciseis =

Mirá también

Sancionaron nueva Ley de Vacunas: serán gratuitas y obligatorias

La nueva Ley de Vacunas, sancionada por el Senado este miércoles, declara la vacunación co…