Detuvieron en Mendoza al Trelewense Espiasse, el prófugo mas buscado del país.

9 minuto leer
0
62

El trelewense Martín Alejandro Espiasse Pugh, uno de los prófugos más buscado del país, fue detenido ayer en la localidad mendocina de Maipú. En su poder tenía un arma de fuego y le secuestraron otra en el vehículo en que se movilizaba. En julio de 2012 fue condenado a prisión perpetua por el asalto al cajero del Ministerio de Economía de Chubut, en Rawson, registrado en 2007 donde fueron asesinados dos policías. Fue enviado al penal bonaerense de Ezeiza y al año siguiente se fugó.

Martín Alejandro Espiasse Pugh, de 39 años, es considerado uno de los criminales más peligrosos de la Argentina, y estaba prófugo desde hace más de cuatro años cuando protagonizó una audaz fuga del Penal de Ezeiza.

Ese 20 de agosto de 2013 junto a otros doce presos realizó un boquete en el pabellón B del módulo 3 del Complejo Federal I, y así concretaron una fuga masiva desde uno de los centros de detención de máxima seguridad del país.

Entonces el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación ofreció una recompensa de 500 mil pesos para quien brindara información sobre su paradero.

Desde ese momento la Justicia nunca más supo del paradero del trelewense, aunque se sospecha que el 3 de marzo de 2015, Espiasse robó junto a otros seis delincuentes un total de 11 millones de dólares de un camión blindado que estaba en el sector de cargas del aeropuerto internacional de Santiago de Chile, en lo que se considera el mayor robo de la historia de ese país.

Hace poco tiempo los investigadores policiales de Mendoza obtuvieron el dato de que el buscado criminal estaba en un domicilio de la localidad de Guaymallén. Desde la jefatura de la Policía del Chubut informaron ayer en conferencia de prensa que el procedimiento de captura comenzó hace cuatro o cinco días.

Personal de la División de Robos y Prófugos de la Policía de Mendoza inició las tareas de observación y seguimiento de Espiasse. Eran las 9:30 de ayer cuando el peligroso individuo que estaba solo fue aprehendido cuando salía de un local comercial. En su poder tenía un arma de fuego y en la camioneta en la que se movilizaba tenía otra.

El prófugo ya había vivido muchos años en esa provincia cuyana con identidades falsas y siempre se manejó en un sector geográfico donde se sentía seguro. Residía en lugares alejados a las grandes urbes y se lo conocía con el nombre de Matías Nicolás Lago González.

El jefe de la Policía del Chubut, comisario general Luis Avilés, afirmó: “es una importante novedad para nuestra tropa justo en estas fechas de las fiestas de fin de año” y remarcó el conocido delincuente “le hizo mucho daño a nuestra institución y hoy está tras las rejas”.

PRISION PERPETUA

Antes de cumplir 20 años, Espiasse ya acumulaba una decena de pedidos de captura, y luego se le atribuyeron los delitos más resonantes de la última década en la Patagonia. En Neuquén lo vincularon con el asesinato a balazos del sargento ayudante de la policía, Gabriel Angel Jara, ocurrido en 1998.

El 6 de febrero de ese año copó el hogar de menores junto a otros individuos y rescató a un hermano suyo que estaba alojado en ese recinto.

Poco después, en Mendoza, recibió un tiro en el pecho que le quedó alojado en la columna. Lo operaron y estuvo al borde de la muerte, pero escapó del hospital esposado y con suero. Espiasse corrió y se arrojó a las aguas del canal Cacique Guaymallén, pero terminó golpeado y recapturado.

Al tiempo volvió a ser noticia en Córdoba: lo detuvieron acusado de matar a su entonces pareja, pero nunca fue enjuiciado.

El 15 de julio de 2007 lideró la banda que dio el golpe en el cajero de Rawson, donde mató a tiros a los policías Pablo Rearte y Oscar Cruzado para robar el dinero del camión de caudales. Seis cómplices fueron detenidos y luego juzgados, mientras él se mantuvo prófugo. Recién en 2010 fue ubicado en un penal de Mendoza con un nombre falso.

En agosto de 2012, los jueces Darío Arguiano, Patricia Asaro y Gustavo Castro, lo condenaron a prisión perpetua por el homicidio de los policías y se declaró la reincidencia en el caso. Por ello fue alojado en el Penal de Ezeiza donde se evadió en un escandaloso episodio que derivó en la renuncia del entonces jefe del Servicio Penitenciario, Víctor Hortel.

Para el titular de la Policía del Chubut la detención de Espiasse tiene trascendencia “principalmente para los familiares y los allegados de Rearte y Cruzado quienes necesitaban esta noticia que se buscaba hace varios años”.

Cargar más noticias relacionadas
Cargar más noticias de Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − doce =

Mirá también

“Patio Criollo” y “Bibliocleta”, dos propuestas para disfrutar este fin de semana

Organizado por el Taller de Folklore Municipal de Rada Tilly, este sábado 17 de noviembre …